Cocina orgánica, ventajas y desventajas

La cocina orgánica es la tendencia en estos días. Desde las grandes compañías de alimentos hasta los pequeños productores, todos ellos abogan por la producción de verduras orgánicas tratadas con pesticidas naturales y sin productos químicos. Sin embargo, aunque la cocina orgánica es muy popular entre muchos consumidores, también es muy criticada.

¿En qué consiste realmente la cocina orgánica?

Sí, mucha gente se pregunta esto, aunque la cocina orgánica se está volviendo más y más popular en estos días. Bueno, la cocina orgánica es, sobre todo, una nueva forma de vida. En efecto, deseosos de consumir verduras frescas y saludables, los entusiastas de la cocina orgánica han empezado a desarrollar una agricultura denominada “orgánica” que favorece el uso de fertilizantes orgánicos y productos naturales, a diferencia de la agricultura denominada “convencional”, que utiliza pesticidas sintéticos y muchos productos químicos. Así pues, desde 2015, más de 60 millones de hectáreas en varios países del mundo han sido ocupadas por la agricultura orgánica. Muchos consumidores de todo el mundo y muchos investigadores están publicando ahora los muchos beneficios que la cocina orgánica aporta al cuerpo. Sin embargo, también es importante señalar que muchas personas informan de las muchas desventajas de comer alimentos orgánicos. Entonces, ¿cuál es la verdad sobre esta cocina que está empezando a ganar terreno en los restaurantes y supermercados?

Las ventajas de la cocina orgánica

Pero, ¿cuáles son los beneficios reales de esta llamada cocina orgánica? Según varias investigaciones realizadas por especialistas en salud, el consumo de la cocina orgánica aporta varias ventajas. Por encima de todo, la cocina orgánica es buena para la salud del cuerpo. Al no estar expuestas a los pesticidas utilizados en la agricultura convencional, las personas que consumen alimentos orgánicos protegen su salud, la de sus hijos y la de sus seres queridos. La agricultura orgánica también es respetuosa con el medio ambiente. En efecto, al utilizar fertilizantes orgánicos y productos naturales, los productores orgánicos evitan la contaminación del suelo y del aire. Y como se mencionó antes, el consumo orgánico se ha convertido en una forma de vida. En consecuencia, los consumidores de productos orgánicos tenderán a preferir las verduras y frutas a la harina y el azúcar refinado, lo que reducirá en gran medida el riesgo de obesidad. Por último, los investigadores incluso han demostrado que los consumidores de productos orgánicos tienen un mayor coeficiente intelectual.

Desventajas del consumo de productos orgánicos

Cabe señalar, sin embargo, que el consumo de productos orgánicos no está exento de inconvenientes. Una de las desventajas más conocidas es, sobre todo, el costo. Sí, los comerciantes han aprovechado esto para aumentar el precio de los productos. Es cierto que los productos orgánicos son más caros que los de la agricultura convencional, lo que podría ser un punto esencial que no debe descuidarse. El segundo problema es el uso de pesticidas. Según muchos estudios, varios plaguicidas supuestamente “orgánicos” y “naturales” que se permiten en la agricultura orgánica causan más daño que los plaguicidas sintéticos en la agricultura convencional. Este es el caso de los plaguicidas a base de rotenona y azadiractina, que son productos altamente tóxicos diseñados específicamente para las abejas. Así que no te dejes influenciar fácilmente por la publicidad que te anima a favorecer un producto sobre otro. En cuanto al sabor, hay que señalar que varias pruebas ciegas no han mostrado ninguna diferencia en el sabor entre la cocina orgánica y la convencional. En resumen, queda un gran debate entre los dos clanes, ¡depende de ti elegir tu bando!

¿Por qué necesita un robot de cocina ?
Consejos para pasar menos tiempo cocinando